By: Txema Sanfélix On: marzo 19, 2016 In: Marketing Deportivo Comments: 0

El jugador galo, esta viviendo sin duda uno de los peores momentos de su carrera, todavía inmerso en el escándalo con su compañero de selección Mathieu Valbuena, donde peligra seriamente su participación en la próxima EURO16, una competición muy esperada por su país ya que se juega en territorio francés, ahora resulta que según una información de Libération, Benzema compareció como testigo en un juicio abierto en septiembre de 2015 por un juzgado de París por blanqueo de dinero en banda organizada y tráfico de estupefacientes.

El caso, como apunta Libération, empieza en el verano de 2015 a través del Servicio Judicial y Nacional de Aduanas (SNDJ) y mediante unas escuchas telefónicas. El entorno del jugador mantiene el silencio absoluto y sus abogados no se han pronunciado al respecto.

Lo grave de todo esto, no es la carrera del propio futbolista que se verá gravemente perjudicada, en mi opinión lo más grave es la imagen de Karim, la imagen del galo no solo es propiedad de él, la imagen de Benzema cuesta millones de euros y grandes marcas invirtieron en ella. Adidas, es el mayor patrocinador del delantero, Toyota también apuesta por él, en la selección viste también Nike y hasta el momento él era considerado una de las estrellas de los azules. Las marcas se verán obligadas a actuar antes de que la imagen de cada una de ellas sea dañada.

Esto no es nuevo, las grandes marcas se han visto perjudicadas en más de una ocasión.

Todo el mundo recordará el famoso escándalo protagonizado por Tiger Woods en noviembre de 2009. Lo que comenzó con un pequeño accidente de coche se convirtió en pesadilla para el deportista al haberse destapado una serie de infidelidades matrimoniales, como os podéis imaginar un escándalo para el público americano. Hasta 10 mujeres declararon haber tenido relaciones con el deportista durante su matrimonio con la modelo sueca Elin Nordegren. Las marcas cancelaron de forma inmediata la relación (Gatorade, Accenture y AT&T) las tres en diversos comunicados alegaron entre otros motivos que la decisión había sido tomado meses atrás y que no tenia nada con el escándalo.

Para Nike también fue un jarro de agua fría la detención de Pistorius por el presunto asesinato de su novia o la confesión de Lance Armstrong de haberse dopado durante su trayectoria como ciclista. En ambos casos supuso la ruptura total de las relaciones contractuales, pero el daño estaba hecho.

El caso de los Angeles Clippers

El escándalo se originó al filtrarse una grabación de Donald Sterling (dueño de la franquicia) lanzando comentarios ofensivos hacia afroamericanos. Un problema aún sensible entre la sociedad, que actualmente puede originar una gran controversia en un pais como USA. Los patrocinadores no se hicieron esperar antes de ver su reputación por los suelos; CarMax, Red Bull, Mercedes-Benz, Kia Motors America, AQUAhydrate y Chumash Casino Resot cancelaron sus contratos millonarios con la franquicia. Las marcas no pueden permitirse este tipo de escándalos.

La conclusión que yo mismo me hago, es que la imagen de un deportista de elite esta ligada a sus contratos, por lo que, un desliz, un pequeño accidente o un descuido que el público general pueda permitirse, ellos no lo pueden hacer, es el precio que se paga por ser una gran estrella. No sabemos finalmente que sucederá con Karim Benzema, pero su imagen esta dañada y la reputación de las marcas comienzan a tambalearse.

¿Tomarán una decisión antes de que el juez dicte sentencia? ¿Que sucederá con Karim y su selección? ¿Que debería hacer el Real Madrid? ¿Las marcas que lo patrocinan?

Post Relacionados

Trackback URL: http://txemasanfelix.com/marketing-deportivo/benzema-podria-perder-patrocinadores/trackback/